Metodologia ABA

El Analisis Aplicado de la Conducta es un area de las ciencias del comportamiento dirigida a la comprension y mejoras de conductas socialmente relevantes, distinguiendose por tener como objeto de estudio conductas objetivamente definidas y su relacion con variables independientes ambientales (Baer, Wolf y Risley, 1968).
 
El Análisis Aplicado de la Conducta consiste en la “aplicación sistemática de intervenciones basadas en los principios de aprendizaje para mejorar conductas socialmente relevantes y demostrar que las intervenciones implementadas son las responsables de la mejora de la conducta”. El objetivo principal de ABA es enseñar nuevas habilidades, promover la generalización de ellas y reducir comportamientos socialmente inapropiados, mediante un refuerzo sistemático.
 
Cuando un comportamiento va seguido por algún tipo de recompensa, es más probable que se repita, por esto el principio más importante de ABA es el refuerzo positivo. En esta terapia se busca realizar un aprendizaje de manera agradable para el cliente a través del apoyo e interacción positiva.
 
Estas intervenciones están dirigidas a niños y adultos con dificultades de aprendizaje, trastornos del desarrollo o enfermedad mental.
 
La terapia ABA se puede implementar en distintos contextos, como colegios, instituciones, hospitales, intervenciones en domicilio y lugares de trabajo.
Dentro de las conductas principales encontramos el lenguaje y comunicación; habilidades académicas, de ocio y de auto cuidado; conductas de agresión, autoagresión, estereotipadas o de oposición.
 
En la terapia ABA se busca reducir conductas que interfieren con cualquier aprendizaje significativo en el cliente (conductas de agresión, conductas estereotipadas o autoagresiones) y se busca aumentar, generalizar y mantener aquellas conductas socialmente aceptadas que hacen referencia a la funcionalidad del cliente, habilidades sociales y de comunicación. Como lo son  (permanecer haciendo determinadas tareas, interacciones sociales, vestirse).
 
Para lograr un excelente resultado se debe, modificar y adaptar el entorno (actuar en los antecedentes para que la conducta no llegue a ocurrir, como dotando de ayudas visuales o partiendo de los tiempos de espera que el niño o niña va a poder tolerar con éxito).
 
Desde la perspectiva analítico conductual se persigue no solo disminuir conductas que consideramos inadecuadas (por que atentan contra la vida de la propia persona, de otros o de la convivencia), si no instaurar otras conductas que sustituyan a las anteriores. En muchos casos, estas conductas inadecuadas tienen para el niño una función de comunicación (por ejemplo, gritan o agreden como forma de obtener ayuda, atención o para terminar con una situación desagradable), por lo que es fundamental enseñar a los niños y niñas otras maneras alternativas y más adecuadas de comunicación.